Todos somos de sangre azul...solo por fuera, claro!

Alguna vez os habéis preguntado, si la sangre es roja, ¿por qué la sangre que corre por nuestras venas la vemos azul?
Es cierto que existe la sangre azul, pero sólo existe en otros animales, como por ejemplo los moluscos, que en lugar de usar el hierro como elemento captador del oxígeno como nosotros, tienen cobre, por tanto no tienen hemoglobina sino hemocianina.

Aún así nosotros vemos nuestra sangre azul corriendo por nuestras venas, por que es eso?¿
Pues nada tiene que ver la composición de la sangre.

La explicación es bastante sencilla si pensamos en ello, tras la investigación del doctor Lothar Lilge y su equipo del "Ontario Laser and Light Wave Research Centre" (Canadá). Cuando la luz incide en la piel, las longitudes de onda más largas y por tanto de frecuencias bajas (rojo) penetran en mayor profundidad y son absorbidas por los vasos sanguíneos, emitiendo las demás. Y si los vasos se quedan con el rojo, nos devuelven las demás, una alta proporción de las longitudes de onda más cortas del espectro azul-violeta, azuladas o verdosas, que son las que vemos.


El efecto se confirma en los humanos de raza negra, ya que la melanina característica del color de la piel absorbe prácticamente todas las longitudes de onda de la luz en la superficie de la piel, y por tanto como no reflejan ninguna longitud de onda, por eso se les vé de color negro.

2 comentarios:

  1. Súper curiosa la explicación... tan lógica como evidente y sin embargo no habría caído :)

    ResponderEliminar
  2. El color rojo de la sangre es debido a la presencia de la molécula hemoglobina, encargada de transportar el oxigeno recolectado en los alveolos pulmonares a todas las células del cuerpo. Cuando esto sucede el oxigeno es reemplazado por el dióxido de carbono, un desecho de los procesos metabólicos del organismo, y entonces la sangre adquiere una tonalidad azulada.

    ResponderEliminar